Eternal Community
Bienvenidos a Eternal Community.-

En este Foro hay muchísimas categorías para que puedas hablar sobre lo que quieras: Anime, Manga, Música (Y muchísimas otras cosas)

Por eso te invitamos a registrarte (o a Conectarte) y a comentar en nuestra por ahora pequeña comunidad, para hacer que crezca, valoramos mucho tu apoyo, tanto al registrarte como al comentar en un tema, o al crearlo (:

Si invitas a tus amigos intentaremos recompensarte de alguna forma, tal vez con algún rango especial... O algo interesante.

Por cierto, necesitamos sugerencias para el Foro, si tienes alguna idea para que mejoremos su contenido, apariencia o facilidad de ser usado, por favor comenta. Llevamos pocos días con este Foro y estamos en busca de las más frescas y buenas ideas Razz

By Eternal~

Leyendas de Inkana

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Sáb Feb 19, 2011 3:37 pm

Puesto que todavía no hay ningún Fan Fic disponible me he animado a comenzar un Fan Fic Colectivo para que la gente pueda contribuir a éste y a su desarrollo (Ideas, nombres de personajes, cualquier cosa).

Chapter One~

Abrí la puerta de mi habitación tras oir como alguien gritaba en la calle situada frente a mi casa, salí a la terraza, y ví como una llama se iba exparciendo por toda la carretera, estas llamas no paraban de incrementar su tamaño, intenté por un momento con la botella situada junto a una planta parar una llama que se acercaba a nosotros, pero ésto sólo sirvió para alimentarla e incrementar su rabia e impulso para golpear el edificio.

- ¿Qué está ocurriendo? - pensé mientras que empezaba a dudar sobre la posible extinción de tales llamas.

Me fui alejando lentamente hasta que finalmente la llama cubrió las barras de madera que rodeaban mi terraza, de inmediato volví atrás y cerré la ventana que conectaba con mi salón, bajé la persiana y me alarmé de la situación.

- ¿¡Qué puedo hacer!? Esta casa sólo tiene una salida: la puerta, ¡y ahora las llamas deben de estar quemándola! - grité en mi interior mientras me apresuraba al sótano.

Se oían caer las cosas de repente, el viento parecía entrar en escena para apoyar al fuego, lo cual dificultaba mi acto de sobrevivir encerrado, me encontraba solo en un día de Invierno en el que mis padres disfrutaban en el cine viendo una película de acción. El miedo no se había apoderado todavía de mi, pero sin duda debía de escapar.

- Este sotano no tiene nada especial, las escaleras son antiguas y una brisa de viento podría quebrarlas, la lavadora situada a la esquina es la antigua, y no funciona... No tengo aquí ningún objeto que me pueda ayudar... - pensé de nuevo.

Desconecte los cables que unían la lavadora con las paredes y empecé a moverla... Pesaba mucho, y sería imposible subirla por las escaleras, pero podría servirme para frenar las llamas por unos minutos, puesto que las escaleras estaban rodeadas por una pared exceptuando el final el cual estaba libre... Me detuve después de alcanzar las escaleras tras haber empujado la lavadora y empecé a respirar por la boca, lo cual me fatigaba todavía más.
A lo lejos se escucho como la puerta era tragada por las oscuras llamas que ya eran parte del sotano, grité furioso "¡GRR!", pero nada cambió, sólo sumaba puntos a mi odio de estar encerrado en un lugar peligroso, golpee violentamente el único muro limpio de todo el sotano, y éste cayó hacia el norte, mantuve el aire durante un momento en la boca a la vez que me asombraba de la habitación secreta oculta tras el sotano, entré de inmediato y ví como el sitio oculto era idéntico al sotano, hasta había una lavadora, pero ésta y colocada en el medio, la empujé de nuevo hasta bloquear el espacio que el muro había dejado, y me apresuré a investigar la habitación, había una televisión apagada junto la ya apartada lavadora, la conecte en un enchufe cubierto de polvo y la encendí, se veían sitios de mi casa y de los exteriores.

- ¿Quién diablos colocó las cámaras de vigilancia en mi casa, y cuándo? - pensé mientras que las lágrimas caían de mis ojos pasando por mi cuello sofocado del calor.

La emoción se turnaba en un nuevo sentido para mí, de repente todas las visiones de las cámaras de vigilancia oscurecieron a la vez que una llama explotaba y rompía las paredes, observé cómo las paredes empezaban a temblar y el calor de una de ellas parecía ser enorme, me apresuré al ver una alfombra idéntica al color del suelo debajo de la televisión, y la levanté.
Había una puerta que dirigía a la alcantarilla del pueblo, me deje caer en la pequeña y estrecha alcantarilla, mojando así mis pies de un extraño líquido, y pensé: "¿Hacia dónde continuar?"

Notaba cómo el sotano ya estaba ardiendo, y continué pensando tras haber dando un salto y cerrado la puerta.

*-...CONTINUARA...-*
avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Xxtoty135xX el Sáb Feb 19, 2011 6:48 pm

jajaja esta fina el comienzo dee la historia pero tu sabes como seria fino que continuara

ps que mientra tu personaje va caminando por las alcantarilla de el pueblo se encontrara con otro chamo mas que el no conoce pero lo cuales llegaran a ser buenos amigo debido a que le a ocurrido practicamente lo mismo lo cual los obliga a continuar juntos el camino para averiguar que es lo que a pasada
avatar
Xxtoty135xX
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 20
Mensajes : 69
Puntos : 102
Fama : 16
Fecha de inscripción : 18/02/2011

Volver arriba Ir abajo

respuesta

Mensaje  Neko-Chan el Sáb Feb 19, 2011 7:36 pm

Bueno no entendi mucho la historia pero igual esta buena y te aprecio mucho por dedicar tu tiempo y haber hecho una historia ^^ yo are una el lunes porque ahora meda flojera! XD
la mia sera dramatica y sobre algo ke sucedio con mi ex... :/ Bueno kdate asta el sigiente comentario! XD>>> Cool
avatar
Neko-Chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 77
Puntos : 109
Fama : 13
Fecha de inscripción : 15/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Sáb Feb 19, 2011 8:39 pm

Chapter Two~

Tras haberme precipitado por la oculta puerta en la también oculta habitación, miré a mi alrededor en el gran lugar en el que me encontraba, el movimiento del líquido que cubría apenas mis pies era escaso. Di unas pasos hacia el norte y escuché cómo los pasos de una persona cada vez se acercaban más a mi, por un momento temí, hasta que finalmente apareció y respiré tranquilo al ver que era un chico que ya había visto a veces en el instituto... Me aproximé y le pregunté:

- ¿Quién eres tú? - preguntó el chico antes de que pudiera siquiera saludarle.
- Soy Alex, voy a tu instituto... - respondí temeroso de que él extraño pudiera estar armado y con malas intenciones.
- Ya veo - dijo el chico seguido de - me llamo Álvaro.

Ambos notamos segundos después cómo el suelo temblaba tras algo golpear violentamente la superficie sobre nosotros, algo muy pesado debía de haber caido, miré hacia el área afectada a la vez que mis ojos se abrían hasta su máxima capacidad tras ver cómo habían grietas después de haber sido golpeado por la estructura.

- Deberíamos continuar - dije ocultando mi miedo de Álvaro.
- Si tú lo dices... - respondió mientras que continuó caminando en la dirección en la que ya iba anteriormente.

Dudoso de si confiar en Álvaro o no decidí continuar mi camino junto a él mostrando mi respeto hacia él...
Pasaron unos 5 minutos hasta que llegamos hasta el final de la alcantarilla, cuando de repente una explosión entró durante unos segundos en la escena explotando de la ya destruida puerta por la que entré posteriormente a la alcantarilla.

- ¡Mierda! - exclamó Álvaro. - Creía que tu casa estaba mejor protegida.
- ¿Cómo sabes que lo que explotó sucedió en mi casa? - pregunté asustado.
- Yo y otros chicos te hemos estado esperando, seguramente no te hayan explicado todavía la leyenda de nuestro pueblo Inkana - susurro Álvaro mientras lentamente apoyaba su mano derecha en la pared.
- ¿Esperado? ¿Qué dices? ¿Cómo sabes siquiera quién soy? ¿Para qué me preguntaste entonces mi nombre? - seguí preguntando mientras miles de dudas fluían en mi mente.
- Ya lo verás en el transcurro de nuestra misión... - respondió a la vez que parte de la pared comenzaba a girar horizontalmente.

Álvaro me miró, y al verle mis sentidos me decían "Entra antes que él" pese a no haber dicho nada, continué hacia el sitio ya desbloqueado a la vez que Álvaro pasaba y giraba de nuevo la pared hasta bloquearla.

- Bienvenido a la guarida de mi abuelo - dijo la voz de Álvaro a la vez que recorría todo el pasillo siendo parte del eco.
- Hay muchas cosas que no entien...
- Lo sé, pero deja las dudas, en nuestra próxima misión lo comprenderás.

Ambos continuabamos andando mientras que yo miraba al suelo cubierto por una alfombra oscura que llegaba hasta al final del pasillo, en tal momento no me percaté de que la alfombra y toda la estructura oculta eran enormes, y al final sólo se veía una puerta similar a la que explotó, sólo que ésta se situaba junto a la pared. Álvaro fue el que la abrió, y que esta vez dió el primer paso para entrar, yo le seguí.
Al entrar la puerta fue cerrada por una corriente de viento que también me golpeó a mi, obligándome a cerrar la puerta de golpe...

- Unnghh.. - pronuncié mientras me recuperaba del impacto.
- El Salvador nota tu presencia - explicó Álvaro con una voz tenebrosa.
- ¿"El Salvador"?

Álvaro ignoró de nuevo mi pregunta y se arrodilló junto a la puerta ya cerrada.
Yo observé el lugar en el que nos encontrabamos, era extraño, pero éste ya contenía algo de luz proveniente de las ventanas situadas en las esquinas. Caminé dudosamente hacia una de las ventanas para ver su exterior cuando de repente una nueva corriente me tiró al suelo.

- No te obligues a ti mismo a ver algo que tu corazón no aguantaría - dijo Álvaro mientras se levantó.
- ¿Cómo dices? - pregunté mientras me levantaba.
- Estás en tierras sagradas, lo que hay fuera es sólo visible para los avanzados, y tú no formas parte de ellos todavía - explicó Álvaro.

Mi furor controló durante un tiempo mi miedo y me forzó a gritar:

- ¡Déjate las tonterías Álvaro, dime dónde estoy!

Éste cogió con su mano izquierda de su bolsillo una botella que contenía un papel en su interior, y me la paso rodando por el rigido suelo... La cogí tras flexionar mis piernas cansadas y saqué el contenido de su interior; lo abrí y leí su interior:

-------------------------------
Misión de Rango C:

Viaja a la casa nº7 y destrúyela antes de que la gente en su interior pueda defenderse y darte malos conceptos de la vida.

-------------------------------

Ya recuperado pregunté:

- ¿Qué es ésto?
- Es una simple misión creada por mi, te acompañaré para que aprendas - explicó Álvaro mientras lentamente caminaba hacia una de las ventanas que lentamente turnaba su luz a una oscura... - Este Mundo ya no es lo que era, se ha desvelado, y la gente cruel debe de pagar antes de que vuelvan a quemar nuestras casas, Alex.
- ¿Fueron ellos los que hicieron tal acto? - pregunté enfadado.
- Por supuesto - respondió.- No fui lo suficientemente rápido para detenerlos, pero nos vengaremos de inmediato.

Álvaro rozó con sus dedos el exterior, el cual iluminó completamente su cuerpo, nublando así mi vista y obligándome a cerrar los ojos... Tras abrirlos me encontraba junto a una puerta con Álvaro.

- Prosigamos - dijo Álvaro cerrando sus puños y apuntando a la puerta.

Mantuve la respiración durante nueve segundos cuando de inmediato Álvaro golpeó con la palma de su mano derecha la puerta, creando un ataque que me llevó atrás. En ese momento apenas había reconocido dónde me encontraba al ignorarlo, sólo seguí a Álvaro...
...ambos nos habíamos adentrado a una casa desconocida, en la cual toda luz parecía ausenciarse y volver al lugar de la cual procedia: el Sol.

- ¿Cómo lo has echo? - pregunté asombrado tras ya haber pasado un tiempo del ataque.
- Cuando termines ésto te resultará más sencillo realizarlo - afirmo sin mirarme Álvaro.

Una sombra empezaba a verse a lo lejos acompañada de unas zancadas, creía que sería una ilusión, pero no fue así, un hombre apareció furioso apuntando a Álvaro con sus puños gritando: "¡Demonio, yo te mataré!" acompañado de muchísimos intentos de golpear a Álvaro.

Álvaro empezo a retroceder a la vez que el extraño intentaba golpear, por alguna razón yo parecía ser inexistente para el extraño, seguía viendo la batalla cuando de repente apareció otro hombre agarrándome de los brazos.

- ¿¡Acaso no te diste cuenta de que era una trampa, Alex!? - gritó Álvaro nervioso.

Finalmente uno de los ataques del extraño alcanzó a Álvaro, pero fue inservible, pues éste lo bloqueó con su mano derecha...
Álvaro con el dedo indice de su mano izquierda golpeó al extraño, de tal forma que acabo atravesado...
A continuación me miró a mi todavía consciente y con su mano derecha ya libre se preparó para atacarme, mis nervios se apoderaron de mi y no sabía si todo era una realidad o una pesadilla, de modo que cerré los ojos y grite:

- ¡DESPIERTA INTERIOR!

De repente una fuerza en mi interiór me forzó a abrir los ojos, los cuales me mostraban como Álvaro en el preciso momento había desaparecido y golpeado en la nuca al hombre que me sujetaba, acabando así con su existencia...

- Veo que al menos ya lo has activado, antes de lo previsto - comentó Álvaro a la vez que movía su dedo soltando así la sangre del cuerpo ya muerto del extraño.
- ¿Qué será lo siguiente? - pregunté mientras mis ojos inyectados se sangre todavía mantenían su frenético pulso.
- Ya lo verás, todavía no hemos terminado la misión - respondió Álvaro finalizando de alguna forma cualquier impulso en mi interior por seguir dudando de su confianza.

*-...Continuara...-*

Pueden dar sus comentarios, opiniones e ideas.

¡Gracias por leer esta historia!
avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Xxtoty135xX el Sáb Feb 19, 2011 9:57 pm

wuaoooooooooooooooooooooooooooooooo
esto estuvo demasiado fino esta super la historia hasta ahora yo pronto haré un fa fic jajaja ya veras XDXD
me encanta esta historia de pana esta de mas de finaaa
avatar
Xxtoty135xX
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 20
Mensajes : 69
Puntos : 102
Fama : 16
Fecha de inscripción : 18/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  alextamers el Sáb Feb 19, 2011 10:23 pm

me encantaron tu historias son muy buena ^^

alextamers
Miembro Novato
Miembro Novato

Mensajes : 1
Puntos : 5
Fama : 1
Fecha de inscripción : 19/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Melanie-chan el Dom Feb 20, 2011 3:01 am

Chapter Three~

- Así que... - dije yo.- Tenemos un nuevo integrante, ¿huh?

Observaba desde lo alto, sentada en un barandal por encima de la puerta por la habían entrado, en el segundo piso. Estaba sentada con las piernas cruzadas y tamborileando los dedos de mi mano izquierda contra mi mejilla. Me saqué las gafas oscuras para observarlo mejor al novato. Parecía inseguro. Lo compadecí, puesto que eso mismo me había pasado a mí hacia dos meses atrás... Juzgué conveniente no presentarme aún ante el muchacho, que parecía tener mi edad. El Salvador no lo permitiría aún. Un muchacho a mis espaldas, que me acompañaba me habló:

- Tiene que cumplir con su primera misión. Ni pienses en hablarle. Sólo Álvaro puede... ahora.
- Por favor, Shinji, sabes que no haría algo tan tonto como para interferir - me bajé del barandal y me quedé de pie, aún apoyada en él.
- No lo sé, Melanie, puedes ser muy impaciente a veces - dijo él, impasible. Observé su costumbre de apartar su cabello largo y negro, recogido en una cola de caballo, de su hombro. Me miró con sus ojos rojos y serios.
- Pero hago bien mi trabajo y mis misiones - repliqué. Abajo de nosotros, Álvaro y el novato ya se habían ido a llevar a cabo la misión.

Me miró con la seriedad de siempre.

- Lo sé - dijo. - Pero eso no quita el hecho de que tienes tu propia personalidad y puedes tomar acciones por tu cuenta.
- ¡Shinji! - estaba algo molesta. Parecía considerar que yo no podía estar a la altura de las circunstancias. Eso molesta. - Ya te dije qué se comportarme y adecuarme a las situaciones...

Yo tenía los puños apretados.

- Dejemos esto para luego, ¿vale? - dijo él. - Tenemos otras que hacer y debemos estar pendientes de Alex. Si ambos fallan...
- Nos toca deshacernos de la basura - terminé la frase. - Lo sé, lo sé...

Me calmé un poco y dejé de tensar mis manos, para relajarme un poco. Podría ser difícil lo que venía.

*-...Continuara...-*

---

Fuera de contexto, hasta ahí puedo escribir... me tengo que enterar de más cosas ahora xDDD

Espero que les guste.


avatar
Melanie-chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Femenino
Edad : 22
Mensajes : 87
Puntos : 108
Fama : 19
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Dom Feb 20, 2011 1:34 pm

Chapter Four~

Ya muertos los dos hombres, Álvaro se aproximó a una puerta situada al final del salón, esperó a que yo llegase y me explicó:

- En el interior pueden haber peligros, cuando nos adentremos, cierra tus oídos, pues todo serán mentiras, una prueba que tu mente debe de superar, de lo contrario, podría quedar confusa el suficiente tiempo para que alguien te matase.
- Entiendo... - respondí mientras que me situaba a la izquierda de la puerta esperando alguna acción de Álvaro.

Éste golpeó la puerta con su pierna izquierda, pero ésto no fue suficiente para romperla, un increíble golpe siguió al de Álvaro, pero éste procedía del interior. La puerta mostraba rasguños, no podía distinguir cuáles eran sus materiales al estar todo oscuro, aunque tenía el color grisaceo del metal...

- Abre bien tus oídos, y disfruta de la justicia de nuestras palabras y movimientos al entrar - dijo Álvaro ya preparado de dar el segundo golpe, el cual parecía ser el definitivo para la caída de la puerta.

Álvaro dió unos pasos atrás, su cuerpo por un momento fue cubierto por la oscuridad, apenas distinguía si seguía cerca de mi o se había ido, pero ya dados unos pasos se precipitó a correr en dirección a la puerta, saltó y con sus dos piernas chocó contra la puerta, rompiéndola así y entrando a su interior.

- ¡Agggghhh! - escuché en el interior creyendo que se trataría de Álvaro.

Entré por el hueco que había dejado al golpearla, y ví como Álvaro le clavaba un cuchillo a un posible agresor.
Antes de que éste cayera muerto en el suelo, dijo con sus últimas fuerzas:

- Seáis quien seáis, dejar de darle poder a la oscuridad, nuestro pueblo ya se ha sumergido lo suficiente en el mal de vuestro lider...

Confuso miré a los ojos del hombre, viendo a la vez borrosamente como Álvaro golpeaba con sus nudillos su frente, terminando de esta forma con la existencia del desconocido.

- No le hagas caso, es sólo un ilusionista - explicó Álvaro.

Dudaba sobre el significado que Álvaro le daba a la palabra "ilusionista", pero ya estaba con él en una misión, y no podíamos perder el tiempo.

- Nos encontramos en la cocina - susurró Álvaro.
- ¿Qué tipo de cocina tiene puertas tan duras? - repuse.
- Sabían que vendríamos, se prepararon desde que uno de sus miembros atacó nuestras casas - comentó Álvaro.

Terminada la conversación, Álvaro se acercó al frigorífico y lo abrió, dentro había comida, éste cogió alguna y me invitó a comer el resto: uvas, queso, y embutido. Rechacé la invitación pues en tales momentos no me podía sentir el deseo de nutrirme de comida. Éste comió las uvas y abrió la tubería del gas apretando un botón situado junto al enchufe conectado con el butano, y prosiguió hasta la siguiente puerta...

- Estamos perdiendo puntos de perfección en la misión, así que de ahora en adelante tenemos que destruir todo lo que esté en nuestro camino, al llegar a la última planta prenderé fuego a la casa, y nos iremos - explicó sin contemplaciones Álvaro.

Afirmé con la cabeza a la vez que Álvaro abría la puerta, ambos vimos una gran escalera conecta con un posible pasillo, sin siquiera analizar el sitio en el que nos encontrabamos (como de constumbre, oculto por oscuridad) subimos las escaleras.
Yo fui el primero en pasar el primer escalón, parecía débil la resistencia de éste, así que subí de dos en dos rápidamente. Álvaro me siguió sin preocupaciones algunas, hasta que finalmente habíamos llegado a la segunda planta...

Por fin se veían más luces, una ventana yacía al final del pasillo, el cual era bastante ancho, y cubierto de varios cuadros.
El pasillo a su vez continuaba hacia la derecha, izquierda y norte, pero predecí que Álvaro no querría perder tiempo, y yo le dejé libre elección pese a querer continuar adelante.

- Esa luz te marcará como uno de nosotros, serás uno de los avanzados, y todo tu poder podrás controlar sin necesidad de odio en tu interior - dijo Álvaro mientras daba sus primeros pasos hacia el final. - Pero dudo que ésto vaya a ser tan fácil, pese a estar el camino libre de peligros, o tal vez no...

Miré a Álvaro extrañado por las palabras que éste había pronunciado, antes de proseguir miré hacia atrás.
Mis pupilas incrementaron su tamaño al ver como todo el camino que habiamos recorrido había quedado cubierto por una oscura e inmensa sombra plasmada en cada paso que Álvaro había dado.

- ¿Cómo ha ocurrido ésto? - pensé confundido de mis propias creencias.- ¿Es realmente esta misión contra el enemigo, o contra el inocente?

Se oían las risas de Álvaro a lo lejos, una flecha rompió la ventana y la cortina que la cubría alcanzando así a éste.

- Pensé que eras de confianza, Alex... Pero eres un enemigo - gritó Álvaro al ser tocado por la flecha.
- La ausencia de tus respuestas a todas mis dudas han sido una buena forma de confundirme, Álvaro, pero siempre tienes dudas presentes en tu corazón, y la confianza no te la otorgué nunca - repuse enfadado.

Álvaro se detuvo, y empezó a correr hacia mí, yo retocedí asustado, caí por las escaleras dañándome así e incapacitándome de poder escapar de tal escenario, seguido de un increíble salto Álvaro me cogió del cuello intentado ahogarme...

- ¡MUERE! - gritó Álvaro.

Segundos que fueron eternos para un muchacho atrapado en unas manos peligrosas pasaron, cuando ya creía estar muerto una gran ráfaga de viento levantó completamente la cortina que impedía a la luz llegar completamente al interior, y ésta iluminó a Álvaro, noté cómo perdía el poder y su agarre no impedía en ese momento mi respiración, terminó en el suelo con ambas manos separadas de la otra...
La oscuridad comenzaba a ser nula tras ser iluminada y reemplazada por la luz, me senté en el primer escalón, me sentía solo y en peligro pese a haber estado a salvo durante unos segundos...

- ¿Qué haré ahora? - me pregunté a mi mismo.

Unos pasos se oían aproximarse hacia mi localización, pero no quería volver mi mirada hacia la segunda planta, y cerré mis ojos...

*-...Continuará...-*


--------------------

Gran episodio Melanie-chan, tu vocabulario es mucho más amplio que el mio, espero que pueda aprender y mejorar mis capítulos tomando parte de algunas de las descripciones que utilizas (cambiando claro su estructura). La verdad fue un gran impulso, y así la historia podrá ser continuada con más drama habiendo dos personas (o tal vez más en el futuro) narrando la historia de cada uno pese a acercarse al otro o al estar ya unidos. (:

Suerte!
avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Xxtoty135xX el Dom Feb 20, 2011 4:14 pm

wuaoo me dejan impactado jajaja melanie tu episodio es muy bueno felicidades eternal el tuyo me encanto esta super jajaja ya vera que en esta semana escribire mi fan fic jajaj xD
avatar
Xxtoty135xX
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 20
Mensajes : 69
Puntos : 102
Fama : 16
Fecha de inscripción : 18/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Melanie-chan el Dom Feb 20, 2011 6:11 pm

Chapter Five~

Shinji sostenía su celular y escuchaba atentamente. Ambos estábamos en una sala casi vacía, amueblada con varias sillas, un sofá y sillones con una mesa ratona entre ellos, enfrente a la chimenea ahora encendida por el frío del invierno... Habían almohadones de varios colores y, un poco apartado, se encontraba una mesa de pool. Un muchacho estaba allí durmiendo, frente a la chimenea con un gorro tapándole los ojos y una chica, mayor que yo, leía una revista con las piernas cruzadas... Shinji cortó la señal y se dio vuelta hacia mí.

- Álvaro lo arruinó - me dijo. - Tendremos que hacernos cargo de Alex.
- ¡Ja! ¡Y me dijiste que yo lo arruinaría! - le eché en cara.
- Primero, no te dije que lo arruinarías por seguro - dijo él, impasible. - Y segundo, todavía puedes arruinarlo. Ven, nos vamos.

Me enojé otra vez, pero no dije nada. Teníamos que cumplir con la misión en la que Álvaro había fallado.

- Vale - dije yo, mientras pensaba que, justamente Álvaro había programado su propia misión...

Me reí por lo bajo, mientras bajábamos por el segundo piso, por una de las escaleras y nos acercábamos a los ventanales. Me coloqué bien las gafas de sol, pero, aún así, cerré mis ojos mientras ambos nos desvanecíamos en la luz. Detrás nuestro dejamos un pequeña estela de luz celeste, en mi caso, y en el de Shinji, roja. Llegamos a la casa número siete, y aparecimos en la segunda planta de ésta.

- Ah, por cierto, ¿qué es lo que hizo Álvaro para arruinarlo? - le pregunté, curiosa, mientras caminábamos hacia la primera planta, en donde se encontraban ambos.
- Se enojó por la incertidumbre que sintió Alex, como lo ha hecho otras veces - contestó él. - Pero, esta vez, no dudó y lo atacó... con intención de matar.
- Entonces, ¿le afectó haber confiado en Leon? - pregunté yo, refiriéndome a un tema del pasado.
- Lo más probable es que sí - respondió él. - El Salvador debió haberse opuesto al pedido de Álvaro. Ese muchacho no es capaz de tener un puntaje perfecto en una misión y deja que sus sentimientos interfieran.
- Claro, pero él no es como tú - observé. - Tú eres mil veces más inteligente, serio y siempre consigues puntajes perfectos... si no me equivoco.

Me miró seriamente. El sonido de nuestros pasos resonaba bastante...

- Sigo sin ser favorecido por el Salvador - dijo él.
- ¿Y qué importa? - dije yo. - Te esfuerzas, ¿no es así?

Él suspiró.

- Dejemos este tema y prosigamos con la misión... - dijo él.

Hicimos un momento de silencio, hasta que pregunté:

- ¿De qué rango es la misión?
- Del C - Shinji tenía un dejo en enfado en su voz.
- ¿Y eso te molesta? - dije yo. Yo estaba del buen humor para hacerlo enfadar un poco. - Ah, claro, siempre te asignan del A...

Me dedicó una mirada especialmente glacial. Lo que él buscaba era ser asignado para una misión del rango S, pero no podría superarlas, o eso creía el Salvador, supuestamente. Me callé al verlo y pensé en haber metido la pata o algo por el estilo.

- Debemos eliminar dos más... - dijo él y nos acercamos hacia el final del pasillo, para entrar por una puerta de metal.

Era una habitación normal, excepto por el hecho de que dos hombres intentaron atacarnos con una daga y un revólver. Shinji chasqueó sus dedos y el hombre con la daga empezó a incinerarse rápidamente en una llama cálida y mortal, mientras que yo nos protegí a ambos con un escudo de delgado hielo, pero duro.

- ¡Monstruos! - exclamó, aterrorizado.

Con un chasquido de mi otra mano, el hielo se condensó de forma de tres de carámbanos de gran tamaño y los arrojé hacia el pecho de nuestro atacante, clavándole al corazón. La sangre empezó a caer al suelo y Shinji chasqueó una vez más sus dedos. El cadáver se incineró, como el anterior, sin dejar huella más que unas simples gotas de sangre.

- Fácil, ¿no lo crees? - le dije a Shinji mientras salíamos de la habitación, pero no me respondió.

Seguía molesto. Pero yo ya sabía que su enojo no duraría mucho y que tampoco interferiría con la misión. Llegamos a las escaleras y bajamos por las escaleras. Allí estaban los dos... Álvaro, tirado en el suelo y Alex, sentado en el primer escalón, de espaldas hacia nosotros.

- Qué linda escena - observé, con cierto sarcasmo y deleite, y Alex nos miró, exaltado. Parecía haberse dado cuenta de que estábamos en la segunda planta, pero igual parecía haberse sorprendido en cierta forma, aunque no dijo nada de momento. Me caía mal Álvaro, y Shinji no mostraba simpatía por él, tampoco. Sin embargo, me miró como para que dejara de hablar.
- Así que te ha vencido, Álvaro - dijo, impasible y serio, caminando hasta colocarse enfrente. Álvaro, con rabia, lo miraba desde el piso sin poder moverse, por la luz que entraba por la ventana. - Un usuario de oscuridad como tú no tiene mucha oportunidad ante la pura luz del Sol, ¿o sí?

Parecía echarle en cara todo lo malo. Me encantaba cuándo hacía eso con otros que no fueran yo.

- No sólo eso - prosiguió. - Intentaste matar a Alex... y al Salvador no le gusta perder miembros. Especialmente, si son prometedores. Mala ocurrencia. Te aseguro que tus puntos de perfección están en el campo de los números negativos... No esperes piedad de Diana... Yo no te castigo por el simple hecho de que no vine a hacer eso.

Álvaro no sabía qué contestar: debía ser el miedo. Tanto Shinji (especialmente, él) y yo estábamos en un rango superior al de él. En tanto, Alex seguía callado y le miré. Nuestras miradas se cruzaron y llegué a pensar que sentía peligro con nuestra presencia, o al estar en esa casa. Dejé prestar atención a Shinji y Álvaro, para hablarle directamente, puesto que ya teníamos permitido hacerlo:

- Hola, ¿cómo estás? - le saludé y Alex me miró.

*-...Continuará...-*

-------

Gracias a los dos, aunque Eternal debe llevarse el crédito por una idea tan estupenda, ¿no? Ah, sí, y lo mejor es que cada personaje tiene su punto de vista Cool


avatar
Melanie-chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Femenino
Edad : 22
Mensajes : 87
Puntos : 108
Fama : 19
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Xxtoty135xX el Dom Feb 20, 2011 7:08 pm

si pero créeme tu también mereces algo de crédito porque le pones un gran toque a la historia te felicito por ello y es cierto la idea principal de eternal es mu y pero muy buena
avatar
Xxtoty135xX
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 20
Mensajes : 69
Puntos : 102
Fama : 16
Fecha de inscripción : 18/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Dom Feb 20, 2011 8:42 pm

Chapter Six~

Un grupo misterioso de dos personas apareció, éstos parecían haber estado en la segunda planta desde antes... Me preocupe sobre si serían personas que Álvaro hubiera atacado, la chica me preguntó: "¿Cómo estás?" a lo cual yo respondí:

- ...confuso.

No sabía qué decir, ¿pensarían que era un criminal? ¿O el héroe que detuvo a un criminal? Sin duda todavía tenía en mente si Álvaro se llegaría a levantar y a atacarme de nuevo, pero los nuevos personajes en escena me preocupaban a la vez, los hombres que Álvaro mató sólo pretendían detenerle a él al ver cómo les dañaba, pero yo no era parte de él ahora.

- ¿Quiénes sois? - pregunté mientras me levantaba del escalón.

Antes de escuchar la respuesta un hombre pasaba por el agujero ya anteriormente creado por Álvaro, éste me apuntó con su mano derecha...

- Miembro Alex, continúe hasta el final del pasillo - dijo sin contemplaciones.
- No lo haré - repuse enfadado y confiado de mi poder.
- ¿Cómo? - preguntó con un tono serio.
- Si me obligas acabarás como él - respondí.

Por un momento creí que había sido el único espectador en la "posible muerte" de Álvaro, pero el silencio de las dos personas situadas al lado de las escaleras me negaba en mi mente que mis palabras fueran realmente las que los demás creerían.

- En una misión de este rango siempre se vigila al grupo, y observé cómo Álvaro era paralizado - explicó el desconocido.

Escuché a los otros dos miembros susurrarse palabras que apenas pude entender, y proseguí con la conversación ya iniciada:

- La gente a la que Álvaro mató era inocente.
- Te equivocas, eran todos criminales del mismo rango que tu misión - replicó el desconocido mientras daba un paso.
- ¡Aproxímate y acabaré contigo! - grité.

El hombre rió de la misma forma en la que Álvaro había gritado posteriormente, mi ira fluía en mis músculos y estaban deseosos de expulsarla destruyendo a lo que iba en contra de mis suposiciones.

- Nunca serás un humano avanzado pensando de esa forma - pronunció el desconocido lentamente de forma que hasta la última letra fue grabada en mi interior.
- Te equivocas, soy un humano avanzado de nacimiento al poder pensar por mi mismo, ¡y no guiarme por necios como tú!

Me levanté y me acerqué al desconocido sin ningún miedo.

- ¿Y bien? - pregunté.
- ¡Empujón centenar! - gritó el desconocido.

El desconocido retocedió su pierna derecha junto a su brazo derecho, dió entonces un paso y con la fuerza obtenida me golpeo con la palma de la mano, un increíble golpe me forzó a flotar durante unos segundos (...)
Sentía cómo la gravedad cambiaba de dirección, y ya no me obligaba a permanecer en el suelo, si no lo más cerca de la luz posible, mi cuerpo rompió las escaleras y quedó estancado en la última...

- Eso le ha debido de doler - dijó uno de los dos desconocidos detŕas de mi.

El desconocido que me había golpeado caminó lentamente ignorando la ausencia de escaleras en buen estado, cuando estuvo debajo de mi me cogió y me apuntó con el dedo pulgar en el ojo... Creí que era mi fin.

- ¡Extracción de ojo! - gritó

Durante unos instantes mi cuerpo se turno como el agua, pudiendo así escapar de tales fuertes manos, quedé delante de la espalda del enemigo, pero esta vez decidido a atacar:

Imité sus posiciones a la hora de atacar, y golpeé su espaldas muchas veces sin detenerme deseando que este no tuviera tiempo de mirarme y detener los ataques, pero fue tal la velocidad, que en cinco segundos éste había caído con varios huesos de la espalda rotos [...]

Estaba cansado, y mi fatiga me obligaba a respirar de forma incontrolable, morir hubiera sido lo más relajante para mi en ese momento, pero eso no sucedió, levanté la mirada observando así la apariencia de los ya espectadores del combate...
Fríamente les pregunté:

- ¿Quiénes sois?

Y ya terminado el combate, sonreí pese a seguir asustado, pues ya había descargado mi ira, y si los desconocidos atacaban, sería mi muerte...

*...Continuará...*

------------

Sin duda me encanto la historia de Melanie-chan, quise haber puesto más información hablando con ella y su acompañante de grupo, pero dudaba de cuáles serían las respuestas, así que permitiré a Melanie-chan continuar el Fan Fic en este capitulo pudiendo así controlar la mente y pensamientos de Alex tras estar tan cansado.

Sin duda me encanta la historia, pues con ambas historias se hace un gran misterio de la verdad que se oculta, por supuesto no quiero que ninguno muera. Teniendo a tal escritora como Melanie-chan aquí facilita muchísimo que mi imaginación fluya en mis textos *o* Smile Muchísimas gracias.

Suerte !


avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Melanie-chan el Dom Feb 20, 2011 11:08 pm

Chapter Seven~

Realmente, el combate no había estado tan mal. El novato progresaba con sus habilidades y tenía talento, adaptándose a la situación en la que se encontró. Pero, ahora, jadeaba cansina y frenéticamente, mientras tenía la mirada levantada hacia mí y Shinji. Fríamente, preguntó:

- ¿Quiénes sois?

Sonrió, pero no era una de felicidad, no podría decir a qué se debía, y parecía asustado, pero con un dejo de actitud algo desafiante. Después de echarle un vistazo por encima de mis gafas, miré a Shinji y le dije con tono medio sarcástico:

- Jeje, éste sí que tiene espíritu de pelea, ¿no?
- Ciertamente - contestó Shinji sin apartar su vista de Alex. Parecía pensativo. - Pero John lo arruinó, también... - se acercó al atacante de Alex, otro compañero, o mejor dicho, ex-compañero nuestro después de ver lo que tenía en el brazo.

Me fijé en su, ahora, despeinado cabello negro y ojos castaños llenos de rabia. Tirado en el suelo y con costillas rotas. Tosió sangre y me figuré que una costilla se le había clavado en el pulmón, en una lesión interna. Shinji se acercó, ignorando a Alex, y subió la manga derecha para ver su brazo. La marca de un loto negro, un tatuaje que simbolizaba mucho más que una simple flor.

- Este es un idiota... - dijo Shinji y John gruñó, sin decir nada. - Dejándose atrapar y convencer por GEOS. Pretendiendo que seguías de nuestro lado para acercarte y atacarnos por la espalda... ¿Pensaste que no íbamos a notar que ya no eres uno de nosotros? Álvaro pudo haber actuado sin pensarlo, pero tú ahora no estás con la organización: la amenazas. Eso... - puso énfasis en la palabra - Merece pena de muerte, ex-miembro de rango B.

Vi el miedo reflejado en el rostro de John y, luego, observé a Alex. Parecía enojado porque aún no le habíamos contestado, pero también confuso. Tenía toda la razón para estarlo. Me fijé también en Álvaro, que seguía molesto con Shinji, con Alex y conmigo. Shinji se apartó unos pasos de John, mientras éste gritaba, desesperado:

- ¡No! ¡No, espera! ¡Yo no quise esto! ¡Por favor! ¡Ten piedad! ¡Yo...!

Desesperación, temor, pánico, miedo... Yo sonreí porque sabía que ninguna de las emociones que mostrara John podía afectar la determinación de Shinji para terminar su trabajo. Éste levantó la mano y chasqueó sus dedos.

- ¡Nooooooooooooooooo...! - gritó John, mientras se incineraba en las llamas de Shinji, hasta convertirse en polvo, dejando atrás una mancha de quemadura en el piso y sangre...

- Las traiciones no se perdonan - dijo Shinji, serio, mientras observaba el sitio dónde había estado John segundos antes. - Ésa es una de las reglas de la organización.

Alex estaba con la boca abierta. Enojado, cansado, confuso, asombrado, podía observar eso y mucho más en su rostro. Me pregunté si tenía el coraje suficiente para hacer el trabajo a sangre fría, como nosotros... si es que quería aceptar la carga que representaba pertenecer a la organización. Muchos no pueden..., como John. Engañoso podía ser esta realidad en la cual humanos normales no podrían resistir mucho tiempo... vivos.

- ¡¿Por qué no me responden?! - exclamó Alex.

Shinji y yo intercambiamos miradas. Él asintió silenciosamente con su cabeza.

- Bueno, él es Shinji, rango A, yo soy Melanie, mismo rango - y en tono de broma, agregué: - ... y este tonto de acá, Álvaro de rango... Z.
- ¡Oye! - saltó éste, pero su voz casi no se escuchó, porque Alex exclamó:
- ¡Ya sé quién es él! Lo que quiero saber es quienes sois vosotros y qué hacéis aquí... ¿y qué es la organización? ¿cuál es su objetivo?

Shinji suspiró y puso los ojos en blanco. Yo me reí.

- O sea que... ¿Álvaro te trajo sin siquiera decirte qué es y qué objetivos tiene la organización?
- Eh... - Alex estaba a punto de afirmar tal pregunta, pero yo lo interrumpí.
- La organización busca un mundo mejor y para eso, debemos deshacernos de aquellos que intentan destruir el nuevo orden que intentamos crear. GEOS es otra organización que se nos opone de todas las formas posibles, intenta destruirnos a todos... Intentamos salvar este mundo de su propia destrucción, intentamos protegerlo y ayudarlo. Eso ha dicho el Salvador y a él lo seguimos... Nosotros llevamos a cabo las misiones que debemos cumplir y, al final de todo, seremos recompensados en un nuevo mundo. Eso es lo básico que necesitas saber.
- ¡Pero ésta es gente inocente! - exclamó Alex, confundido aún.
- ¿Así que ahora lo sabes todo? - le pregunté. - No los conoces ni los conociste anteriormente. No sabes de los pecados que guardan, ni de su pasado..., es decir que no puedes hablar de ellos como inocentes.
- ¡Pero tampoco como culpables!
- Todos los humanos son culpables de algo, éstos son culpables de provocar daño y ser amenazas, y la organización debe eliminar amenazas. Éstos humanos, los que se alojaban aquí, eran amenazas... por lo tanto, culpables.
- ¡Hablas como si no fueras humana! ¿Qué eres, acaso? ¿Un monstruo? ¡No puedes andar matando gente como si nada!

No quería responder, no quería realmente. No me gustaba hablar de eso. Shinji tampoco quiso, porque sabía perfectamente cómo yo me sentía... él se sentía del mismo modo..., y Álvaro estaba demasiado enojado como para querer hablarle a Alex.

- Ellos también causaron daño y son culpables de pérdidas que hemos sufrido - le dije, ahora sin sonreír. - Acaso, ¿no lo pensaste?

Me quito el ánimo lo que había dicho Alex... Y ahora, sólo podía reflexionar sobre el círculo vicioso que se formaba entre nosotros y los culpables, nuestras amenazas... Ellos matan a los nuestros, nosotros terminamos con las vidas de los suyos, un destino cruzado sin fin en el que uno no podía estar seguro de sobrevivir un día más, en el que la traición no era perdonada...

- ¿Y bien? - preguntó Shinji, dirigiéndose a Alex...

*...Continuará...*

--------------

Jaja, a mí no se ocurriría esto de no ser porque tú también posteas Eternal xD Alimentas mi imaginación *separa las manos formando un arcoiris* con esos posts espectaculares ^^


avatar
Melanie-chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Femenino
Edad : 22
Mensajes : 87
Puntos : 108
Fama : 19
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Lun Feb 21, 2011 12:17 am

Chapter Eight~

- ¿Y bien? - preguntó Shinji, dirigiéndose a Alex...
- No p... - intenté contestar cuando de repente la tierra se elevó y cayó.

Comencé a notar como el suelo se movía, parecía que era el único pues los otros apenas actuaron de forma diferente.

- Contesta - dijo Shinji mirándome fijamente.
- ¿No lo notas? - pregunté ignorando la antigua conversación.
- Te queda mucho por aprender, novato de clase D... - comentó Shinji suspirando.
- Somos invulnerables a lo que el clima pueda hacer contra el humano, o por lo menos contra las catástrofes de rango bajo - explicó Melanie mientras sonreía.
- Creo que os equivocáis de suceso - repuse mientras que miraba a mi alrededor.

Unas luces de distinto color empezaron a cubrir la antiguamente brillante luz que dañó a Álvaro... Esta luz era de color azul, como si la propia luz reflejase el cielo en un espacio cerrado. Una explosión bloqueó mi visión durante un segundo.

- ¡Mierda! - gríto Álvaro.
- ¿Qué está ocurriendo? - pregunté.
- Unos antiguos traidores que vienen para vengarse de nuestros actos - respondió Shinji.

Se oyó como algo pesado tocó tras una caída la alfombra situada frente a la ventana, y finalmente, tras unos tres segundos, la vista era posible. Calculé cinco líneas de encapuchados, desconocía el número de personas que había detrás de cada uno.

- Hay una recompensa por vuestras cabezas: Shinji; Melanie y Álvaro. ¡Rendiros de inmediato! - gritó el posible lider, el cual se situaba en el medio de las cinco lineas.
- Es gracioso que nos volvamos a encontrar, Nijou, ¿fuiste tu el que me atacó? - replicó Álvaro mientras se levantaba.
- Además de haber fracasado desvelas información de nuestra localización no percatándote de tales riesgos, la broma de antes pasa a ser una verdad... - comentó Shinji incrementando el volumen de sus pupilas.
- No es su culpa, Alex es el portador de tal energía, le será difícil ocultarla - susurró Melanie.

Melanie desapareció durante un segundo, y de nuevo apareció junto a Shinji.

- Cambio el rango de esta misión a Rango B - dijo Shinji.
- Dudo que Alex sobreviva en esta misión, y más con Álvaro dañado - pronunció Melanie mientras que apuntaba a Nijou con su mano izquierda.

Tras haber dicho Melanie tales palabras, ésta sonrió, y dió un increíble golpe en el suelo de forma que de nuevo un elevamiento se produjo en la tierra, y varios de los extraños cayeron en el suelo.
Álvaro a continuación salió del escenario por la puerta, y gritó:

- ¡Daros prisa!
- Ocuparme de un niño y de un imbécil no entraba en esta misión - replicó Shinji a Melanie.
- Tú fuiste el que aceptó esta misión tras leerla - comentó ésta.

Los extraños se dividieron, calculé 3 por cada línea, un grupo cambió su rumbo al pasillo situado a la izquierda de las escaleras, y otro al de la derecha. Los otros 9 extraños se aproximaban rápidamente a nosotros, pero habían unos veinte metros de distancia.

- Yo de ti huiría, Alex - sugirió Melanie.
- Mataría a Álvaro si estuviera solo con él, por eso permaneceré con vosotros - dije negando así la invitación a escapar.

Shinji apuntó a uno de los extraños, y con un chasqueo pudo incinerarlo con una llama que comenzó a evolucionar a su paso por la alfombra. Melanie esperó a que yo realizase algún tipo de acción, y yo confuso pero decididó me aproximé y grité:

- ¡Triángulo nulo!

Juntando mis dedos indices de cada mano con el dedo pulgar de cada mano imité la forma de un triángulo, y con el rápido movimiento de mis manos señalé a dos extraños que se encontraban verticalmente a mi dirección y a uno que estaba en el centro de ambos por detrás, cerré mis ojos e imaginé que el espacio de mis manos evolucionaba y con mi energía creaba un triángulo preparado para atrapar a cualquier enemigo, abrí mis ojos de nuevo y moví mis manos hacia adelante, un increíble triángulo apareció de inmediato bloqueando a los tres extraños, de repente se vió como su cuerpo empezaba a fragmentarse, se dividía y exparcía sin ningún control sobre el pequeño área...

- ¿Qué diablos de técnica ha realizado este chico? - exclamó Shinji impresionado.
- Su imaginación puede ser fusionado con su talento para controlar su energía, sin duda, un gran trabajo - respondió Melanie.

Caí por primera vez al suelo, muy cansado y escupiendo sangre que por alguna razón era expulsada de mi interior...

- No se controla todavía - comentó Álvaro.- Si no nos apresuramos podría morir.

Por un momento negué todo recuerdo con mi familia y mis amigos, lo único que me importa era sobrevivir, pese a haber pensado que era una cruel organización, no podía negarme, pues ya estaba dentro... Pero no podía levantarme, cada vez que las palmas de mis manos tocaban el suelo éstas se precipitaban...
Los 5 extraños restantes alcanzaron a Melanie, y ésta se defendió cogiendo a uno y impulsándolo de forma que chocase contra otro.

- ¿¡Dónde se encuentran tus aliados, necio!? - gritó Shinji al extraño que había sido impulsado por Melanie.
- ...no puedo hablar, demonio - replicó el extraño con todas sus fuerzas mientras se intentaba levantar.

Shinji chasqueó los dedos y le rozó la cara con éstos, la cabeza del extraño ardió de forma catastrófica... Y el fuego que ya éste había originado al principio se aproximaba hacia nosotros.
El que había sido golpeado por el ya incinerado tras ser impulsado por Melanie sacó una navaja de su bolsillo y apuntó a Álvaro... Lo tiró y exclamó:

- ¡Muere!

Al haber recorrido apenas dos metros Álvaro observó la navaja con unos ojos inyectados en sangre, y de repente éste comenzó a ser controlado por la mente de Álvaro... La navaja continuó su rumbo, pero ahora seguía al extraño que posteriormente lo había lanzado, al alcanzarle fue clavado en su pierna izquierda, éste cayó gritando de dolor y miró atrás.

Shinji se encontraba débil, yo caído en el suelo sangrando, Álvaro apoyando su cabeza en el espacio no rotó cercano al agujero, y Melanie defendiéndose de los agresores... Minutos después de reflexionar sobre lo que podría realizar para ayudarles, aparecieron otros tres extraños caminando hasta donde se encontraba Álvaro sin ningún miedo, sino todo lo contrario, riendo alegres de que todo acabaría ahí.

- Un Avanzado de Rango A no morirá aquí, mostrémosle más de nuestro poder, Melanie - exclamó Shinji intentando parecer más fuerte pese a tener necesidades de energía para cualquier movimiento.


*...Continuará...*


Va a hacer historia esta historia (historia, historia~). Me encanta cómo se está desarrollando todo. Espero sus comentarios Smile Melanie, eres increíble (: Sencillamente, me encanta! Me alegra muchísimo ver tanta colaboración Razz

avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Melanie-chan el Lun Feb 21, 2011 2:14 am

Chapter Nine~

- Un Avanzado de rango A no morirá aquí... Mostrémosles más de nuestro poder, Melanie - dijo Shinji, con la intención de parecer de mejor estado que el actual, pero no podía. Hasta el momento, había estado cuidándose para no gastar energía, ya que se encontrara débil por las cuatro misiones que había tenido que llevar a cabo aquel día.

Riéndose alegremente de nuestra situación era lo peor que podían hacer. Ni yo, ni Shinji lo íbamos a aceptar. Y Álvaro también podía ser muy necio a veces sobre su propio orgullo. Eso era lo que sentía, pero la cantidad de gente era demasiada, quizás, para nosotros cuatro...

- Tch - dije yo, intentando buscar una manera de sacarnos a todos sin tener que morir en el intento. Chasqueé mis dedos e hice que varios carámbanos aparecieran. Se los lancé a varios, pero el calor de las llamas de Shinji los derritieron o debilitaban el tiro. Le di a dos, los cuales cayeron al fuego y fueron incinerados por completo. A ese paso, mis habilidades no podrían ser de mucha utilidad y para colmo, debía transportarlos a Alex y a Shinji, si es que Álvaro se negaba...

Nijou se acercó mucho más de lo esperado y mostró una sonrisa fría y cruel, con esos dientes blancos y brillantes que tenía.

- ¿Saben? Estuve esperando este momento desde hace bastante tiempo... - dijo. - Desde ese día, no pude más que esperar para volver a vernos, ¿cierto, Raine? - refiriéndose a su compañera de la izquierda y la otra rió. - Esa cicatriz me lo recordaba a cada momento...

Sacó su katana, que ocultaba debajo de su largo saco negro, y la desenvainó rápidamente. Le encantaba cortar a sus enemigos con ella, con la más extrema crueldad y prefería hacer que sufriera antes de tener una muerte rápida, como las que proporcionaba Shinji. Me apuntó a mí al cuello... Seguramente se debía a que yo estaba más cerca para proteger a Shinji y Alex.

- Yo había llegado a respetarlos a ambos, incluso - continuó. - Pero tuvieron que hacer eso no...

El calor de las llamas se hacía cada vez más intenso y el humo podría sofocarnos si no hacíamos algo rápido... Observé su mirada gélida, pero sádica, y la cicatriz que atravesaba verticalmente su mejilla derecha, desde el su labio inferior hasta el rabillo del ojo. Mientras Alex nos miraba atento, pero no sabía de lo que estábamos hablando...

- Esto no es necesario - le dije, ahora seria. Ya no era tiempo de jugar. Estaba preocupada.
- Así que la Dama del Hielo quiere que me detenga... - dijo, burlón. - No quiere salir lastimada. Qué raro. ¿Tendrá miedo?
- Desde que me viste por última vez, he cambiado - repliqué.
- ¿Y vas a decir que te has hecho más fuerte? - preguntó Raine, con sorna. Ella me miró como si me rebajara y yo le miré con enojo... pero Nijou movió su katana para hacerme recuperar la atención en él.
- Yo soy quien debería recibir tu atención, ¿no? - dijo él, mientras sonreía. - ¡Puesto que yo terminaré ahora con su vida! - exclamó, mientras blandía la katana horizontalmente, como para cortarme en dos mitades. Cerré mis ojos.

[...] Pensé que allí acabaría mi vida, pero oí un ruido de dos metales chocando entre sí. Oí una risa un tanto orgullosa y supe inmediatamente de quién era. Los abrí y vi a nuestra compañera, Zeph (abreviación de Zephyrine), mayor que yo y Shinji, de largo cabello rojo y ojos verdes, bien delineados. Con su katana, había detenido la trayectoria de la de Nijou.

- Debieron haberse cuidado más, chicos - dijo ella, gentilmente, mientras forzaba a Nijou a retroceder y apartar su espada.
- Esto es culpa de Álvaro y Alex - dijo Shinji, reincorporándose del suelo, y apartando su largo cabello para atrás. - Han descuidado la misión hasta tal punto que...
- Shinji, querido, no hables - dijo Zeph, sonriéndole cariñosamente. - Tú fuiste muy negligente al aceptar esta misión después de tanto trabajo...

Shinji no contestó. Sentía demasiado respeto por Zeph y sabía que era la verdad. Alex y Álvaro se rieron por lo bajo, pero Shinji les dedicó una mirada asesina.

- Ahora, chicos, yo me encargo de esto - dijo ella, amablemente.

Levantó la mano y los dos quedaban entre nosotros y el fuego, recibieron una ráfaga de viento tan poderosa, y cortante a la vez, que cortó ambos a la mitad, esparciendo sangre por el piso y enviando a las mitades superiores directamente al fuego. Vi cómo Nijou tragaba saliva y una gota de sudor bajaba por su frente.

-Tch - dijo Nijou. - Tenías que aparecer tú, de entre todos.
- Querido, pudo haber sido peor - dijo ella, sonriente. - Pudieron haber mandado a...
- ¡Ni lo menciones! - exclamó uno de los acompañantes de Nijou, a su lado de él. - ¡Nijou! - dijo, mirándolo, casi con pánico.
- ¡Retirada! - exclamó él, molesto, y los tres que quedaban, incluido él se desvanecieron en una luz púrpura.

Zeph se dio vuelta hacia nosotros y dijo, mientras seguía sonriendo:

- Ya es hora de irnos - dijo ella. - Tus llamas se encargarán de eliminar la casa número siete, Shinji.
- Vale - dijo él. Me parecía que Alex seguía confundido, pero podía percibir que el peligro se había ido, por ahora...

*...Continuará...*

----------

Pero si tú también eres increíble también, Eternal ^^ Escribir un post es tan épico escuchando la banda sonora de Crisis Core....


avatar
Melanie-chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Femenino
Edad : 22
Mensajes : 87
Puntos : 108
Fama : 19
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Xxtoty135xX el Lun Feb 21, 2011 8:19 pm

amigos los felicito por esta gran e emocionante historia hasta ahora ba de lo mejor con toh el drama lo personajes y la accion toh de pana va de maravilla felicidades por esta gran historia que espero que los proximos capitulos sean como esto y hasta mejores lo cual dudo porque estos son de lo mejor de lo mejor jaja XD
avatar
Xxtoty135xX
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Masculino
Edad : 20
Mensajes : 69
Puntos : 102
Fama : 16
Fecha de inscripción : 18/02/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Lun Feb 21, 2011 9:45 pm

Chapter Ten~

Tras una inmensa pelea vista por mis ojos ya recuperados, noté como mis fuerzas habían vuelto, y estaba preparado para levantarme, me levanté tras escuchar como una nueva "aliada" daba la orden de salir del sitio en llamas...

- La salida más próxima es la por la que entraron los extraños antiguamente - sugerí.- Pero las llamas bloquearían nuestro paso.
- En áreas complicadas no puedes temer cuando no hay un enemigo de por medio - comentó Shinji tras mirarme de forma odiosa, posiblemente por haber fracasado.
- Hablamos de tus llamas - añadió Zeph. - Si fueramos rozados por una de ellas tendríamos riesgos de perder las células regenerativas, y peor todavía: perder la posibilidad de crear más en ese tejido.
- Gente de tu rango no debería hablar así - replicó Shinji.

Shinji se calmó y miró al techo...

- ¿Qué os parece ir por arriba? - preguntó éste.
- Me niego - replicó Álvaro.
- ¿Además de ralentizarnos osas contradecir mis reglas? - gritó Shinji furioso.
- ¡Calma! - dijo Melanie para intervenir en la posible discusión. - Podemos atraeros con la katana de Zeph, ha utilizado esa técnica muchas veces para destruir a sus enemigos cercanos.
- Por supuesto Melanie - aceptó Zeph de inmediato.

Yo estaba preparado para continuar, y Zeph parecía convencida de poder hacer tal movimiento.
Segundos después de concentrarnos, ésta cogió la katana desde la parte el extremo y la lanzó con gran fuerza hacia arriba, al haber atravesado gran parte de la estructura, vimos cómo empezaba a caer el techo, y cómo la katana llegaba a atravesar el final, una increíble fuerza similar a la sentida cuando el ya derrotado John me atacó sentí al ver la katana rozando las nubes, todos empezamos a flotar en el aire, chocabamos los unos contra otros, lo cual a Álvaro no le ocurría, ya que éste había perdido el conocimiento al romper el muro junto a él al ser forzado a moverse junto a él... Yo reí mientras que el resto de miembros serios contemplaban la distancia restante hasta llegar al final.

- Misión cumplida chicos, les deseo suerte - dijo Zeph mientras forzaba a su cuerpo a caer sobre la estructura con gran intensidad e impulsándonos a todos con un movimiento de manos el cual obligó al aire a movernos al otro lado.
- Gracias, Zeph - dijo Melanie mientras sonreía.

Álvaro hizo una reverencia, pero yo me mantuve callado viendo la escena junto a Shinji.

- ¿Y bien, muchacho? - comentó Zeph.
- Eeh.. - dije.
- Da las gracias, ¡inútil! - replicó Shinji.
- G-...Gracias - añadí finalmente.
- No hay de que - respondió Zeph tiempo posterior a desaparecer y dejar tras de si una luz brillante.

Empecé a respirar el aire de montaña, no notaba que estuviera encerrado... Tiempo atrás creía que estaba en una nueva dimensión al haber transcurrido toda la misión en un sitio cerrado y sólo con luz entrando por una ventana.

- Bueno chicos, no puede negar que sean un mal grupo, por eso, les desuno - pronunció Melanie.
- ¿Con quién estarán asignados estos novatos ahora? - preguntó Shinji.
- Puesto que no hemos reclutado a nadie, y todos los cercanos a nosotros están en misiones, tú irás con Alex - respondió Melanie mirando a Shinji.
- Bien pensado, hubiera sido ilógico de tu parte dejarme al traidor... Sólo hubiera conseguido castigarle con mis sofocantes llamas y perder tiempo haciéndole pagar la traición durante la misión - dijo enfadado Shinji.
- Exacto... No queremos perder más miembros - explicó Melanie. - Vuestra misión será extraer información de este pueblo registrada sobre los sucesos que han ocurrido desde que nuestra organización apareció, y el nuestro, Álvaro, el de matar al alcalde.
- ¿¡Al alcalde!? - exclamó Álvaro. - ¡En esta ciudad siempre va acompañado de "ellos"!
- ¿Tienes miedo? - preguntó Shinji riéndose de Álvaro.
- Suficiente - dije de esta forma interrumpiendo la renovada discusión. - Vayamos a realizar esta misión, Shinji.
- Buen chico - sonrió Melanie.

Álvaro afirmó con la cabeza, y ambos nos separamos siguiendo a nuestro lider: Shinji para mi, y Melanie para Álvaro, era hora de comenzar la misión. Ya había pasado un tiempo tras el que habíamos bajado de la casa, y ambos nos habíamos separado, Shinji me guiaba por una calle bastante siniestra.

- Bienvenido a la calle Turoni, es una de las más conflictivas, desde que apareció uno de los lideres más importantes de organizaciones secretas - explicó éste.
- ¿De quién se trata? - pregunté.
- Su nombre sigue siendo desconocido en nuestra base de información - respondió.
- Interesante... - añadí intrigado.

Shinji se detuvo durante unos segundos y dió un paso atrás, me golpeó en ambas manos con un simple giro de su pierna izquierda, y continuó andando sin apenas preocuparse de lo que su movimiento repercutió en mi.

- ¿¡Qué diablos haces!? - grité.
- Ocultar tu energía, en una misión de rango A es imprescindible ocultarla - dijo.
- P... Bueno, vale... - respondí más tranquilo mientras ignoraba el dolor que sentía en las manos.

Shinji se detuvo al cabo de quince minutos, de nuevo creí que me golpearía, por eso cerré los ojos, pero éste esta vez me negó al suspirar que se tratase de eso. Abrí los ojos y contemplé el sitio al que Shinji observaba desde varios puntos de la calle.

- En esta casa nació el "Sr. Lider" de una organización contra nosotros, algunos de nuestra organización creen que siguen por aquí algunos de sus miembros - explicó Shinji mientras tocaba los ladrillos de la casa.
- ¿Cómo entraremos? - pregunté.
- Espero que estés bromeando, novato - respondió éste tras derribar Shinji con una llamarada emergida por ambas manos posicionadas creando un pentágono.

Asombrado de tal acto me obligué a ocultar mis pensamientos de éste y me adentré junto a él...

- Una sola planta - comenté.
- Según miembros que nos concedieron información mediante mensajes telepáticos antes de morir a manos de él hay varias plantas bajas, que sus miembros cavaron antes de entrar a formar parte de su organización - negó Shinji.

Shinji sin ninguna miedo se acercó al lugar donde estaba el interruptor, y lo movió encendiendo así todas las luces.
Polvo, paredes de color amarillo y un suelo grisaceo era lo que se podía ver, ningún mueble decoraba la casa, 30m cuadrados vacios, y un escalofrío que fluía alrededor mio que cada vez era más intenso.

- ¡Visión Avanzada! - gritó Shinji.

El color de su iris se turno a blanco, el reflejo de lo que estas traducían a una imagen en el cerebro y sentidos de Shinji era totalmente oscura, me aterré al verlos.

- ¿Qué te ocurre? - exclamé retrocediendo.
- Con esta visión los colores en mi mente multiplican la facilidad para ser distinguidos, son tenues, pero se distingue mucho más... - explicó Shinji.

Éste dejó recuperó un color más propio de un humano y dió cinco pasos al norte, tres al oeste, y dió un leve golpe al suelo.

- Hay algo que bloquea nuestra entrada.
- ¿De qué se trata?
- Estamos encima de una gran capa de metal cubierto por polvo, sería necesaria un gran analisis de este sitio para poder ver dónde nos encontrabamos - añadió Shinji a su argumento.
- Tu fuego no puede dañar al metal - comenté.
- Creo que tú podrás hacer algo para moverlo - dijo Shinji serio.
- ¿De qué se trata?
- Vi varios cambios de color tras la capa de metal, creo que es posible cambiar las funciones que ahora tiene la capa de metal para permitir el paso, y tu pudiste esquivar al ya muerto miembro de nuestra organización cuando te tenía paralizado... Haz lo mismo con ésto, ¡de inmediato! - ordenó Shinji.
- De acuerdo - dije confuso de mis propias posibilidades de repetir tal movimiento posteriormente usado en defensa propia.


*...Continuará...*


Se pone interesante la cosa, uh? Bueno, cuando Melanie continué ella hablará sobre la misión que tienen que realizar ella y Álvaro (Asesinar al Alcalde). La verdad me está gustando mucho cómo se desarrolla (: Suerte!


avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Melanie-chan el Mar Feb 22, 2011 7:36 pm

Chapter Eleven~

Ahora, yo estaría a cargo de una misión difícil. Hubiera preferido tener a Shinji a mi lado, pero él no podría pelear en aquel momento y no quería que lo hiciera. Pero, lo peor de todo era que Álvaro debía ser mi compañero. Lo miré, exáminandolo, pero no vi nada bueno.

- ¿Qué miras? - me ladró.
- Tú... - le dije, mirándolo por encima de mis gafas de sol. - Me vas a obedecer en todo lo que te ordene. No es cuestión de que fallemos y terminemos muertos por tu culpa. O si no terminarás siendo una estatua viviente, echada al río por accidente - terminando con énfasis la palabra 'accidente'.

Me miró enojado, pero no contestó porque ya había cometido muchos fallos aquel día y no podía seguir con ellos. El ringtone de mi celular sonó en bajo y revisé el mensaje que me había llegado. Era de otro compañero, Zack, y simplemente decía que el Alcalde estaba en el Punto P y que tuviera cuidado.

- Será mejor que vayamos - dije yo, mientras guardaba mi celular y comenzaba a caminar hacia el norte por el callejón. - El Alcade se encuentra en el Punto P.
- ¿Qué? - exclamó Álvaro. - ¿Por qué allí? Eso queda lejos.
- Eso nunca importa - le corté. - A la organización no le importa y a nosotros tampoco debe importarnos... Pensaba que ya lo sabías, ¿no?
- ¡Por supuesto que lo sé! - dijo, siguiéndome el paso.
- Pues no parece - le espeté, mientras caminaba más rápido para dejarlo atrás. - Con todo lo que hiciste hoy.
- ¡Pero Alex está dudando sobre los motivos de la organización! - exclamó, enojado, intentando hacerme ver su punto. - ¡Puede traicionarnos en cualquier momento!
- Hazme el favor de callarte, ¿quieres? - le espeté. - Deja de gritar la organización esto, la organización lo otro, por ahí. Sólo falta que alguien te escuche y nos descubran antes de tiempo.
- ¡No puedo! - me dijo, exaltado. - Si sigue así, se convertirá en un traidor.

Lo miré a la cara y recordé lo bien que se llevaba con Leon. Ahora no sonreía como antes y siempre me parecía que estaba enojado. Una traición a la confianza tiene un precio alto. Mientras cruzábamos la calle, le dije:

- Eso no lo sabes... y tampoco lo decides. Sus motivos para dudar tienen base. Por ahora, aceptó y eso es lo que hay... Ya tendrá su camino. - observé - Claro que si nos traiciona, bueno, tendremos que eliminarlo a toda costa. No debemos vacilar.

Álvaro suspiró, ahora más calmado.

- Yo lo eliminaría ahora - dijo, desviando la mirada, como si viera hacia la calle.

Yo sabía que no quería volver a confiar en alguien capaz de traicionarlo, por lo que había pasado con Leon.

-Bueno, ya está. Debemos continuar con la misión - dije, mientras nos dirigíamos hacia el Punto P a paso más acelerado... Nos esperaba una tarea ardua y extensa: asesinar al Alcalde no sería nada fácil, especialmente porque estaba del lado de "los otros" y miembros de alto rango lo protegían en todo momento...

*...Continuará...*





Última edición por Melanie-chan el Miér Feb 23, 2011 1:31 am, editado 1 vez
avatar
Melanie-chan
Miembro Activo
Miembro Activo

Sexo : Femenino
Edad : 22
Mensajes : 87
Puntos : 108
Fama : 19
Fecha de inscripción : 17/02/2011
Localización : Argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Eternal el Mar Feb 22, 2011 10:52 pm

Mañana escribiré el nuevo capítulo pues hoy estoy un poco ocupado, lo siento.
Espero que les haya gustado el de Melanie y todos los ya escritos (:

Mucha suerte!

P.D: Me gusto mucho "your new chapter", Melanie-chan Very Happy
avatar
Eternal
Admin
Admin

Sexo : Masculino
Edad : 21
Mensajes : 120
Puntos : 165
Fama : 9
Fecha de inscripción : 13/02/2011

http://eternal-community.host-es.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Leyendas de Inkana

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.